La tolerancia: el talón de Aquiles de la moral relativa

Imagine por un momento, y por el bien del relativismo moral, que vivimos en un mundo donde nuestros sistemas éticos son según nuestro parecer (relativo). En este mundo, los valores y deberes morales no son válidos y vinculantes independientemente de la opinión humana (lo que sí serian en una moral objetiva), sino que yo, o la sociedad en la que estoy viviendo, ha decidido lo que es bueno y correcto, y lo que no lo es.

En una sociedad así, robar sería malo porque por el mutuo acuerdo de esta, se ha llegado a señalar este acto como malo. La solidaridad sería un buen valor, por la misma razón. Ahora, imagine que junto a esta misma sociedad, hay otra que tiene un sistema ético muy diferente. Para ellos, robar es bueno, pues ellos lo han decidido así, y ser solidario es malo por la misma razón. En el relativismo moral, ninguno de estos sistemas éticos tiene razón objetiva alguna, pues cada uno se formuló según el parecer de las sociedades. Decir que la primera sociedad esta moralmente en lo correcto porque tiene como bueno la solidaridad y como malo robar, no es más verdad que para una persona su helado favorito sea el de vainilla al de fresa. No hay una diferencia objetiva aquí, y por lo tanto, no hay forma de decir cual está equivocada y cual no.

Hagamos de nuestro ejemplo un poco menos amplio, y vayamos a las personas dentro de la sociedad. Dentro de una misma sociedad, existen y pueden existir, quienes posean diferentes sistemas éticos, aunque concuerden en algunos aspectos. Puede que para algunos, la homosexualidad sea mala, pero para otros no. Puede que para otros, las relaciones sexuales antes del matrimonio sean incorrectas, pero para otros no. Si la moral es relativa, tampoco hay forma de saber quien posee una conducta moral correcta, pues como no existe una diferencia objetiva entre la una y la otra, nadie posee la razón, y nadie puede juzgar al otro por vivir de acuerdo a lo que él cree que es correcto, y no a como quien juzga, cree que es bueno. Este es un ejemplo vivido de lo que es vivir en una sociedad con una moral relativa. No hay razón alguna para creer que alguien está en lo correcto moralmente, pues todo es cuestión de mi parecer, de mi gusto. Tampoco, hay tal cosa como obligación o deber moral, pues no tengo que estar forzado a hacer o cumplir las exigencias morales de quien piensa diferente a mí, o prefiere cosas ajenas a mis gustos. Para evitar el caos en las sociedades con este tipo de moral, se llama a seguir ciegamente un valor moral, la tolerancia.

Ser tolerante, es aceptar los puntos de vista de otros, aunque no concuerden con los míos. Es respetar las ideas de quienes prefieren cosas muy diferentes a mis ideales morales. No solo eso, ser tolerante es no imponer mi moral a quien vive de forma diferente, o a lo que yo pienso que es diferente. Así, si pienso que la homosexualidad es mala, debo ser tolerante, y no decir de quienes creen lo contrario, que están equivocados moralmente. Pero esto no lo es todo, no debo juzgarlos ni imponerles mi moral, pues al final, esta es solo mía, reflejo de mis preferencias, no las de ellos. El simple hecho de exigir tolerancia, es porque hay discrepancias en cuanto a la conducta ética de los entes sociales, y lo mejor de ser tolerante, es que nadie siente que le imponen un valor moral, sino que respetan los suyos.

Ahora, con esta pequeña ilustración de lo que se quiere y espera con ser tolerante y la tolerancia, pasamos al quid del artículo, que es: ¿Por qué es esta el talón de Aquiles de la creencia en la moral relativa? ¿Cómo puede ser el remedio para el trato justo de los diferentes sistemas morales su peor enemigo? Las razones para decir que la tolerancia es el talón de Aquiles de la moral relativa, y muestra la incoherencia interna de esta, son:

  1. La tolerancia es un valor moral objetivo.

Un valor moral objetivo es aquel que es válido y vinculante aun si las personas no creen que así lo sea. Si no es objetivo, sino relativo, para mí puede significar lo que yo crea o quiera, y para otros, cosas muy diferentes a lo que yo quiero. En un sistema moral relativo, el valor de la tolerancia significaría lo que a mí me pareciera. Puede que ser tolerante para unos sea sinónimo de ser intolerante, y que esto sea bueno. Pero para otros, puede que tolerante sea igual a aceptar solo los puntos que coincidan con sus preferencias morales, y rechazar, criticar y juzgar los que no. El punto aquí es: no hay razón para que en un relativismo moral, los que exigen y piden la tolerancia a sistema éticos diversos, asuman que todos entenderán la tolerancia como ellos la entienden; o, que verán este valor como bueno o correcto. ¿Por qué asumen los que piden esto que ser tolerante sería bueno para todos, y que todos tienen este deber, esta obligación, si la moral es según el parecer de las personas? Esto, demuestra que para que se pueda aplicar la tolerancia, y esperar que todos se sientan con la obligación de ser tolerantes, esta deber ser válida y vinculante independientemente de la opinión de quienes viven según su moral. Es decir, debe ser un valor objetivo. Solo si la tolerancia ontológicamente es un valor objetivo, tiene validez exigir que se cumpla.

Aquí alguien podría decir: “pero la sociedad puede convenir en que ser tolerante es bueno, y nosotros serlo porque vivimos según este convenio social”. A esto solo diré que en vez de refutar mi punto, lo demuestra, pues aunque este convenio de ser tolerantes sea productos de hombres que en su preferencia dijeron que esto es bueno, este convenio se vuelve valido y vinculante, independiente de opinión humana, para mí, pues me guio según él, lo que lo haría una valor moral objetivo, y demostraría mi punto: la tolerancia es un valor moral objetivo.

  1. El deber moral de ser tolerante contradice el relativismo moral.

Si el relativismo moral es la prueba de que no existe la moral objetiva, dentro de este sistema no pueden existir valores y deberes objetivos, pues sería una contradicción. Ahora, hemos visto que la tolerancia es un valor moral objetivo, pues solo así tendría sentido que quienes crean que la homosexualidad es buena y otros que no lo es, no hagan lo mismo con la tolerancia, afirmando algunos que es buena y otros que no. Si esta no es objetiva, no hay forma de asumir que estamos obligados moralmente a ser tolerantes, pues para muchos esto puede ser incorrecto, y según el mismo relativismo, estas personas que ven la tolerancia como incorrecta y mala, no están equivocados moralmente. El problema es que en la experiencia práctica, los mismos relativistas morales, acusan a los intolerantes. Esto demuestra la inconsistencia interna del relativismo moral, pues ¿Por qué debo asumir que todos tienen el deber de ser tolerantes, si según el relativismo cada quien vive según los deberes que les perecen? Esto es evidencia de que hay una conciencia moral dentro del mismo relativismo que me hace asumir que todos están obligados a ser tolerantes.

  1. Asumir que es bueno ser tolerantes, es afirmar una verdad moral necesaria.

Si existe un mundo posible donde ser tolerante no es ser tolerante como lo entendemos, entonces el relativismo tendría razón en sus postulados; pero, coma ya hemos visto, tenemos razones para pensar que hay una contradicción interna dentro del mismo relativismo, pues se asume que la tolerancia siempre debe ser lo mismo en todo los mundos posibles, y que no hay un mundo donde ser tolerante sea igual a ser intolerante.

Los filósofos morales reconocen que ciertas verdades morales son necesarias, es decir, que son necesariamente verdaderas en todos los mundos posibles. Así, amar al prójimo, es bueno; matar por diversión, es malo, son verdades morales necesarias, pues no hay un mundo posible donde amar al prójimo sea malo, y matar por diversión sea bueno. Si la moral es según la preferencia de las personas o la sociedad, puede existir un mundo posible donde matar por diversión sea bueno, y si esto es así, entonces esto ya no es una verdad moral necesaria. El problema es que sabemos que matar por diversión nunca será bueno, por eso decimos que es una verdad necesaria. Nunca habrá un mundo posible donde esto ocurra. La única forma de que esto no pase es que el deber de no hacer sea objetivo, independiente de la opinión humana. Solo así, como es independiente de todo parecer o gusto humano, permanece invariable en todos los mundos posibles, y en todos, será lo mismo.

Ahora, si los relativistas afirman un valor y un deber moral objetivo al exigir la tolerancia, esta debe permanecer invariable en todos los mundos posibles. Así, nunca habrá un mundo donde ser intolerante sea igual a ser tolerante. De esta manera, se afirma con la tolerancia una verdad moral necesaria, y si es necesaria, cierra todo paso al relativismo moral, pues nadie puede afirmar que ser tolerante es malo, lo cual sería lo de esperar en un sistema moral que se rija según el parecer de los individuos o las sociedades.

Conclusión

Afirmar un valor y un deber moral objetivo, que es verdad necesariamente, demuestra que el sistema moral relativista no es coherente en sus postulados, y es insostenible en la práctica.

Para afirmar una moral objetiva solo basta con que haya un valor de este tipo, y aquí tenemos uno que sale desde las mismas entrañas del relativismo moral. Aunque antes, ya habíamos señalados algunos problemas con el relativismo moral, con este otro, seguimos demostrando las razones por la cual esta moral es puramente ilusoria en la teoría.

Anuncios

8 comentarios en “La tolerancia: el talón de Aquiles de la moral relativa

  1. Edison Palacios dijo:

    EL RELATIVISMO DE LOS ABSOLUTOS. Es curioso que se erija como prueba de valores absolutos justamente a aquel que se fundamenta en la relatividad de los valores. Veamos, por imperativo biológico e instintos de conservación de la especie, plenamente reflejados en convenciones sociales y jurídicas, algo en lo que todas las sociedades están de acuerdo es en la maldad inherente de devorar un bebé, por lo tanto, la tolerancia no se extiende a este acto, Nadie abogaría por la legalización de un grupo que quisiera afirmar su derecho de comer a niños recién nacidos. Si otros valores llegaran a un grado similar de unanimidad, ¿entonces para que se necesitaria la tolerancia? Si estuvieramos seguros de que robar es una transgresión tan extrema como el ejemplo citado, ¿tendríamos tolerancia con los ladrones? Pero la tenemos, en muchos aspectos, sabemos que muchas personas infringen en mayor o menor medida y en diferentes circunstancias esta norma social, pero nos conformamos con que las leyes los sancionen, de acuerdo a la convención de las sociedades a las cuales rigen, si estamos en una sociedad en que un robo menor es sancionado con una advertencia, nos parecerá barbarie que haya sitios donde les cortan las manos, y es que nos consta que esta es una moral relativa, porque los pueblos que no basaban su organización social en la propiedad privada no hallaban ninguna transgresión en apoderarse de los bienes ” de otro ” porque no concebian que los bienes pudiesen estar al servicio de alguien que no los necesitaba. Lo mismo podemos decir de muchos otros valores como la monogamia, la sexualidad ortodoxa, la generosidad, etc. Cuando dejamos de verlos como abstracciones y los vemos como actitudes reales, inmediatamente tiene que entrar en juego la tolerancia con quienes practican relaciones abiertas, opciones sexuales o conductas egoistas, porque no tenemos ninguna base para declararlos valores absolutos, y las sociedades que lo intentaron tuvieron que derrocar unos valores en beneficio de otros. Asi, cuando se entronizó la ortodoxia sexual,el amor por el prójimo salió perjudicado, como pueden atestiguarlo tantos homosexuales perseguidos. De ahí resulta que la tolerancia ni siquiera es un valor en sí, sino una solución de compromiso ante la imposibilidad de determinar valores absolutos. Y los valores existentes son reales y aplicables en cuanto tengan una contraparte biológica, en la medida en que el ser humano, como cualquier otro mamífero se conmueva orgánicamente como cualquier madre gata que ve en peligro sus gatitos. Los humanos utilizamos nuestro intelecto, con ideas de revelación o sin ella a manera de pared de frontón, hacia la cual lanzamos la pelota de nuestras pulsiones biológicas y cuando esa pared nos la devuelve en forma de conceptos los llamamos valores y cometemos el error de creer que el paredón es el origen de esos conceptos. Los consensos humanos solo afectan a la abstracción de esas pulsiones biológicas, no las crean ni menos las receptan de fuentes superiores.

    Le gusta a 1 persona

    • Carlos E Rodriguez A dijo:

      ¡Saludos Edison!

      No veo tu comentario como una refutación a la realidad objetiva de los valores y deberes morales, mas bien lo veo como una confirmación. Veamos como dices:

      “Veamos, por imperativo biológico e instintos de conservación de la especie, plenamente reflejados en convenciones sociales y jurídicas, algo en lo que todas las sociedades están de acuerdo es en la maldad inherente de devorar un bebé, por lo tanto, la tolerancia no se extiende a este acto, Nadie abogaría por la legalización de un grupo que quisiera afirmar su derecho de comer a niños recién nacidos”.

      Como leemos, dices que tenemos un referente objetivo moral, por el cual regir todas nuestras conductas, pues afirmas que este es “un imperativo biológico e instintivo de conversación de la especie”. Si la moral va alineada con este referente, el cual sí es objetivo, afirmas una moral objetiva, negando el relativismo. Te auto-contradices. Lo otro que dices es que “nadie abogaría por la legalización de un grupo que quisiera afirmar su derecho de comer niños recién nacidos”. Sí, estoy de acuerdo contigo, nadie haría eso, pero nadie lo haría sí y solo sí existen valores y deberes morales objetivos, pues ¿qué hay en el subjetivismo moral que haga ontológicamente mas valida la moral de la sociedad que la de un individuo? Si dices: “es por la conservación de las especies, la bienestar humano, etc”., estas afirmando un referente objetivo, y estas probando mi punto, nuevamente. Si los valores y deberes son subjetivos, se supone que no debe haber un referente objetivo invariable, como “hacemos estos por la conservación de las especies o el bienestar humano”, pues esto es bastante incoherente.

      Ahora, dices algunas cosas que hay que corregir:

      1) No hablo de una moral absoluta, sino objetiva.

      2) El tema del post no es probar la moral objetiva en sí, sino que dentro del relativismo moral hay un valor no subjetivo: la tolerancia, y por lo cual, esto demuestra la incoherencia de este sistema, y que la moral es objetiva. Si quieres ver como demuestro que esta sí existe, te recomiendo leer: https://carloserodrigueza.wordpress.com/2015/06/06/los-valores-y-deberes-morales-son-objetivos/

      3) La tolerancia sí es un valor moral.

      4) Cometes la falacia del hombre de paja, pues atacas al fundamento ontológico de la moral, y yo no hablo de esto, yo hablo de la realidad de estos, no su fuente.

      5) La idea de que los pueblos antiguos tenían diferencias morales, no es real. Escribí sobre eso: https://carloserodrigueza.wordpress.com/2015/11/08/no-hay-diferencias-morales-entre-las-culturas-enterrando-la-creencia-de-la-moral-relativa/

      ¡Gracias por comentar!

      Me gusta

  2. Edison Palacios dijo:

    Pues no hablamos de lo mismo, yo hablo de un instinto, de una pulsión biológica para la conservación de la especie. Es común, pero no igual en todos los individuos ni en todas las circunstancias. Como los celos, una misma persona podría reaccionar de formas distintas en diferentes ocasiones, y dos personas en formas opuestas. Mientras tanto tu hablas de constructos intelectuales, que pretenden tener un valor arquetípico con independencia de su origen. Y me reafirmo, la tolerancia no es un valor moral, es una conducta derivada, si tu quieres, de otros valores y no hay nada más relativo que la tolerancia, eres tolerante en relación a la conducta de otras personas o grupos, la tolerancia por sí misma sería la inercia. la ausencia de agresividad ante un estímulo y la agresividad es característica de todo organismo viviente. La tolerancia es el resultado de las ideas del individuo y de su valoración de las circunstancias. En estos momentos puedes ver a personas que hace veinte años hubieran golpeado a una pareja de homosexuales que no disimulaba sus inclinaciones en público, tratarlos con respeto, y no han desarrollado ningún valor, les ha sido impuesta una conducta. Y en cuanto al artículo sobre la homogeneidad moral de los pueblos, sin pretender menospreciar tu capacidad, me parece que transparenta la intención de aglutinar coincidencias y mostrarlas como emanaciones de esa moral objetiva, Ya me dirás tú porque los pueblos islámicos tienen ideas diametralmente opuestas a los tibetanos o a los inuit, en materia de moral sexual dentro del matrimonio, o porque los thugs consideraban el asesinato como un deber sagrado para la diosa.

    Le gusta a 1 persona

  3. Carlos E Rodriguez A dijo:

    Si esta fuera de mi preferencia o gusto, ya se vuelve independiente de este, y por lo tanto es objetivo. Yo no discuto su fuente, sino si son o no objetivos. Digamos que tienes razón, son producto de la evolución socio-biológica, pero esto es evidencia de que son objetivos, no de lo contrario.

    Tu ejemplo de los celos y los demás, nada tiene que ver con ontología moral ni con metaética, sino con ética aplicada.

    La tolerancia sí es un valor moral, lo que discutes es su aplicación, lo cual es ética aplicada, y yo no he hablado de eso.

    Mi articulo sobre la moral de los pueblos antiguos demuestra eso: la moral es objetiva. Las diferencias morales entre las culturas, es en aplicaciones especificas, como bien lo ilustraste, cuando dices: “Ya me dirás tú porque los pueblos islámicos tienen ideas diametralmente opuestas a los tibetanos o a los inuit, en materia de moral sexual dentro del matrimonio, o porque los thugs consideraban el asesinato como un deber sagrado para la diosa…” En lo especifico, muchas culturas consideraban que matar por motivos de un sacrificio a su Dios, no era malo, pero si era fuera de esto, sí. Bien, esto ilustra que en lo general hay igualdad, en lo especifico es que hay variaciones.

    ¡Gracias por comentar!

    Me gusta

  4. Peter dijo:

    Hola Carlos

    Me temo que toda tu argumentación está plagada de errores muy elementales y falacias de manual, pero lo más grave es tu falta de comprensión acerca de lo que te argumentan. Parece que tienes una serie de prejucios que no puedes abandonar.

    Por ejemplo, me resulta llamativo que digas:

    “Digamos que tienes razón, son producto de la evolución socio-biológica, pero esto es evidencia de que son objetivos, no de lo contrario.”

    !!!!!!!

    Si algo depende de otras cosas que son variables, el resultado tambien es variable.
    Si la evolución socio-biológica hubiese sido diferente el resultado (valores morales) podrían ser diametralmente opuestos. Tu afirmación es falsa.
    De hecho, la historia nos demuestra sin lugar a dudas que los valores morales objetivos no existen, tal y como ya te han comentado otros.

    Dices:
    “En lo especifico, muchas culturas consideraban que matar por motivos de un sacrificio a su Dios, no era malo, pero si era fuera de esto, sí. Bien, esto ilustra que en lo general hay igualdad, en lo especifico es que hay variaciones.”

    Y matar a los enemigos tambien era y es “bueno”, ajusticiar a reos, etc.

    En cualqier caso, matar al 100 % de los individuos de tu especie hace a esa especie no viable. Es un instinto animal que tienen practicamente todos los animales. No hace falta buscar a magos que inyectan “valores morales” en magicas almas.

    Si a eso quieres llamarle “valores morales objetivos”, yo llamaria a tu afirmación “manipulación falaz”.

    Le gusta a 1 persona

    • Carlos E Rodriguez A dijo:

      ¡Saludos Peter!

      Creo que afirmar algo que no tengo: prejuicios.

      Ahora, dices: “Si algo depende de otras cosas que son variables, el resultado tambien es variable.
      Si la evolución socio-biológica hubiese sido diferente el resultado (valores morales) podrían ser diametralmente opuestos. Tu afirmación es falsa.”
      Si, estoy de acuerdo contigo, y esta es la razón por la cual la moral objetiva solo puede tener como fuente a Dios. Pero, yo no estoy haciendo una defensa de esta premisa, solo de sí existen o no, valores y deberes morales objetivos. Veras, esto se aborda desde la ontología moral. Yo trato de responder algunas preguntas, como: ¿existen valores y deberes morales? ¿Son objetivos o subjetivos? ¿Cual es su fuente? A la primera pregunta, respondemos que sí existen. La segunda, es la que tratamos de responder, aun no pasamos a la tercera. Yo no argumento acerca de la fuente, sino de como son. Si me dices que están dirigidos para conservar la especie, entonces estas afirmando que estos son de acuerdo a un referente, que serán validos y vinculantes independientemente de nuestra opinión. ¡Pero esta es la definición que he dado para valores y deberes morales objetivos! Por lo cual, esto seria demostrar mi punto.

      Ahora, digamos que sí, es verdad lo que dices. Se rebobina la historia evolutiva nuevamente, y da como resultado criaturas que creen que matar es bueno, porque esto hace perdurar a las especies. Aun así, seria objetivo, pues lo serían en el sentido de que esto es valido y vinculante independientemente creas que no. Como ves, siguen siendo objetivos en un aspecto, que es lo que he tratado de hacer ver.

      Veo que confundes metaética con ética aplicada.

      Dices: “Y matar a los enemigos tambien era y es “bueno”, ajusticiar a reos, etc.” Pero eso es exactamente lo que he dicho. Asesinar era malo objetivamente para todos, pero en lo especifico, cosas como ¿qué consideran matar? o bajo que contexto, son donde varían. Así, matar rehenes no era malo, porque X razón , pero fuera de eso sí. Peter, con esto que dices, no me refutas, me apoyas.

      ¡Gracias por comentar!

      Me gusta

  5. Peter dijo:

    Hola de nuevo

    ¿Qué no tienes prejuicios?
    Pero si tu unico motivo de existencia de tu blog es intentar demostrar que Dios mediante el vano intento de demostrar que algo como los valores morales objetivos existen !!!

    Relee tu texto:
    “Si, estoy de acuerdo contigo, y esta es la razón por la cual la moral objetiva solo puede tener como fuente a Dios.”

    Todavía no has demostrado nada, más bien al contrario, pero ya tienes la conclusion final.

    Sin embargo, haces trampas en el dialogo, solo tú puedes “confundir” metaética con ética aplicada, cuando te es necesario para justificar tus afirmaciones. Eso no es juego limpio.

    Por lo demás, no creo que sea necesario perder más el tiempo. Sigues contestando exactamente lo mismo a todos, parece que tienes un discurso fotocopiado y no entiendes lo que se te explica.

    Pero es posible que lo entiendas mejor si te contesto con una sola frase:

    Vale, queda claro que todos los animales tienen valores morales objetivos y que ejecutar a reos es bueno.

    Manipulación falaz

    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    • Carlos E Rodriguez A dijo:

      ¡Saludos Peter!

      Demostrar que Dios existe por “intentos vanos” no es tener prejuicios. Tener prejuicios es decir que Dios existe sin usar razonamiento alguno.

      Si en este texto no has encontrado razones para creer en la moral objetiva, es porque este en sí, no lo hace, aunque sí lo demuestra con el hecho de que la tolerancia es un valor objetivo, y no subjetivo. Este es el punto de este post, y de eso no has comentado nada. Has usado la falacia del pez rojo, pues has hablado de otra cosa menos de eso. Ahora, si lo que quieres es ver las razones que tengo para creer que la moral sí es objetiva, lee aquí.

      No es una respuesta fotocopiada, es la misma respuesta a quienes sostienen el mismo error. La teoría moral no es solo ética aplicada, también es metaética (es lo que abordo), ética normativa, etc. Cuando hablemos de ética aplicada, tu sugerencia es valida, pero yo hablo de mataética. No puedes demostrar que mi punto es malo desde otro renglón, pues es cometer un error de categoría.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s